Dos químicos de las Indias

y la mejora de un proceso metalúrgico

Autor: Dr. Guillermo Reynoso Palomar. Todos los derechos reservados.

En el año de 1573, siendo Virrey Don Martín Enríquez de Almanza, encontramos a dos caballeros en la Nueva España que serían químicos metalúrgicos en nuestras días, estos señores solicitan merced al Rey por la invención de un método de separación de metales con el fin de maximizar las cantidades de extracción beneficiando la exportación de azogue y plata y el inventario de estos metales almacenados que se sugería se mantuviese en Nueva España. Esto también permitiría controlar el contrabando de azogue así como mantener un equilibrio con el precio de metales.

Los caballeros en cuestión fueron el tesorero de la Nueva España Don Fernando de Portugal y Leonardo Fragoso: el primero era descendiente de la Casa Real de Portugal mediante los Señores de Villardompardo. Don Fernando era un claro conocedor de metalurgia, finanzas y comercio. El segundo, Leonardo Fragoso, fue un incansable inventor que se desempeñó como minero en la Nueva España. Entre sus inventos también encontramos un lavador de metales en el año 1563.

El proceso que nos ocupa del año 1573 es interesante no solo desde el punto de vista económico y de patentes (es hasta ahora uno de los primeros descubrimientos que reciben una “patente” en Indias) sino también desde el punto de visto industrial y sobre este punto escribo:

El documento donde solicitan la merced describe en primer lugar la problemática de la extracción de plata y azogue existente y menciona la pérdida cuantificable en quintales de estos metales. Después presenta de forma sucinta lo que en Ingeniería Química se conoce como Balance de Materia, es decir el análisis de las entradas y salidas del proceso y las cantidades de cada una incluyendo las cantidades de azogue y plata que se lleva el río y que naturalmente Don Fernando y Leonardo buscan reducir.

El proceso comenzaba con la trituración del material extraído, entonces era separado en montones que eran tratados con sal común (NaCl), después tratados con óxido férrico (Fe2O3) y sulfato cúprico (CuSO4), seguía un trillado y formación de tortas, reposo del material extraído en un tiempo que variaba entre días o semanas en el cual se producía la amalgamación con azogue, nuevamente un trillado, lavado de la masa azogada, separación de metales por calor, fundición en hornos conocidos como Xacontles y finalmente el apartado de metales.

Como resultado del análisis del proceso que realizaron Don Fernando y Leonardo detectaron que las mayores pérdidas estaban entonces en los dos lavados y en el tratamiento de la masa azogada.

Para resolver este problema modificaron el tratamiento basándose en el proceso descrito por Bartolomé de Medina el cual lo derivó a su vez de un metalúrgico alemán conocido únicamente como el “Maestro Lorenzo”. Fernando y Leonardo cubren entonces las tortas del material durante el lavado, adicionan un paso hacia la floculación e incluyen batir de una forma no descrita este material.

Gracias a Don Fernando y Leonardo no solo se mejoró el proceso de extracción de plata y azogue sino que fue un claro antecedente de los estudios de minimización de residuos -peligrosos en el caso de azogue-, de re-uso y de balances de materia y energía.

Simbología utilizada en varios libros de metalurgia y alquimia para identificar algunos elementos en los procesos.
*Azogue: Nombre antiguo que recibía el elemento químico Mercurio (Hg)
Fuentes:
Merced a los que consiguieron separar el azogue de la plata durante el amalgamamiento. Archivo General de Indias,PATRONATO,182,R.42 Año 1573.


    Deja un comentario


    es_ESEspañol
    en_USEnglish es_ESEspañol