Reinoso de Cerrato. Etimología e Historia.

Autor: Erik Andrés Reynoso. Todos los derechos reservados.

Extracto del libro “La Casa de Reynoso. Estudio de un Linaje Castellano”.

I. Etimología e Historia. Desde el S. IX al Becerro de las Behetrías de Castilla.

El nombre del pueblo Palentino de Reinoso debió de haber surgido en los años de la consolidación del Reino Visigodo en la península Ibérica por su raíz etimológica que tiene influencias celto-germánicas: Reinoso encuentra su origen en la partícula proto indo-europea “reie” que significa un flujo o corriente de agua¹. “Reie” ha sido base para palabras como la proto-celta “Reinos” o el proto-germánico Rinaz. Esto dio lugar a nombres como el Río Rin en Alemania o el Lago de Rinoso en la Isla de Córcega coincidiendo todos en cuerpos de agua o haciendo referencia al flujo de la misma. Podemos entonces aproximarnos a traducir Reinoso como “Río”, “Corriente de Agua” o incluso “lugar junto al agua”.

Diversos topónimos de solares, villas y aldeas cercanos a Reinoso naturalmente describen las características físicas de su entorno como su relación antes ríos, montañas, fauna o flora y hacen uso de lenguas prerromanas de origen germánico como ya se dijo en Reinoso, celtíberas e incluso árabe.

Reinoso de Cerrato describe en particular la posición del pueblo respecto al río Pisuerga, cuya etimología es también proto-celta (Pisoraca/Pisoraga) y que se encuentra a pocos metros de distancia del pueblo.

Don José Luis Gutiérrez Cebrecos, quien hace un análisis profundo de la etimología de Reinosa refuta lo anterior dando una nueva etimología y hace tanto Reinosa como Reinoso descendientes lingüísticos de Herrenal con las hipotéticas formas de Herreínosa, Herrenedo o Herreneda. Estas formas como establece el investigador en su estudio no han aparecido en documentos pero de lo que sí tengo constancia documental es la primitiva forma de “Rinoso” en el año 932. Además de ello creo que Reinosa y Reinoso, no obstante de su inmenso parecido, tienen dos orígenes distintos puesto que la forma primitiva de Reinosa es Renosa y de Reinoso es Rinoso, ambos lugares con una pronunciación diferente. Mientras escribo esto, viviendo tan cerca del Río Rin en Alemania y en base a la pronunciación y raíz germánica o proto-celta, no puedo hacer otra cosa que sostener que Rinoso/Reinoso hace referencia al Pisuerga como “lugar junto al agua” y que la Reinosa/Renosa cántabra posiblemente tenga otro origen.

La primera noticia que tenemos de Reinoso es del año 932 en los Votos de Castilla que hace el Conde de Castilla Don Fernán González al Monasterio de San Millán, en ellos menciona a “Rinoso cum suis villis” manteniendo su nombre original.

La segunda noticia escrita que tenemos es del 27 de Febrero de 1069 cuando un noble de nombre Pedro Obecoz vende la villa entonces llamada “Rinoso” a un presbítero de nombre Vicente (quizás el presbítero notario del Rey Sancho II de León), hermano de una Fronilde. Por la villa de Rinoso don Pedro recibe una yegua y una cantidad ya negociada en plata². Alrededor de Rinoso mencionan otros solares pertenecientes a dos nobles: Munio Pérez y Flaino Oriolez, Merino de Bureba.

Don Pedro deja escrito que había heredado Rinoso de sus padres sin embargo la falta de documentación de la época no nos permite conocer con seguridad cómo y cuando fue adquirida Rinoso por los padres de Pedro Obecoz pero coincidiendo en fechas y lugares don Pedro Obecoz podría ser el hijo de don Oveco Muñoz y doña Marina Vimaraz quienes en 1042, junto con sus hijos, dotaron y fundaron al Monasterio Cisterciense de San Salvador de Villacete en Belver de los Montes, Zamora. Oveco Muñoz es descendiente de los Banu Mirel cuyo tema profundizaremos más adelante pero es probable que Rinoso fuera entonces parte de los bienes obtenidos por los Banu Mirel cuando se expandieron en el Siglo X por Tierra de Campos y el Cerrato Palentino a partir de Gómez Mirélliz a quien el Rey Sancho I de León “El Craso” (935-966) le dio las villas de Valdexoque, Mazuecos, Argentarios y Villafruela para que las poblara.

Volviendo al tema, en el año de 1077 el Presbítero Vicente y su hermana Doña Fronilde siendo familiares del Monasterio de San Pedro de la Cardeña, ceden todos los bienes que poseían en Reinoso. A partir de entonces el Monasterio administra los bienes hasta que comenzando el Siglo XII Reinoso forma parte de los dominios de Doña Fronilde y su esposo Don Pedro Velásquez, un noble descendiente de los Banu Mirel, hijo de Velasco Muñiz y María Alfonso cuya genealogía ascendente desarrollaremos más adelante. Don Pedro formaba parte de la corte de la Reina Urraca habiendo confirmado una donación de la Reina en Febrero de 1115 al Monasterio de Santa María la Real de Nájera. Pedro Velásquez sería también descendiente de los herederos de la Behetría del Valle de Trigueros. Además de Reinoso, doña Fronilde era dueña de una pequeña aldea al sur de Reinoso de Cerrato llamada Quiñones la cual sería vendida a su temprana muerte por su esposo e hijos el 1 de Diciembre de 1139:


In Dei nomine.

Ego Petrus Velaschez simul cum filiis meis Roderico et Guterre et sua germana vendimus totam illam hereditatem quam habemus in Quinnones, que fuit de mea uxore Fronille, matre filiorum istorum, scilicet, kasas cum kasalibus, cubas, laqueare, et cetera domoorum ornamenta concedimus. Vendimus item solares populatos et non populatos, et terras, vineas, ortos, prata, sotos, pelagos, rivos, molendina, montes, fontes, pascua, culta et inculta, et reliqua omnia que ibi nobis pertinent, cum divisa et exitibus et ingressibus. Vendimus, ut prediximus, vobis Guter Ferrandez et uxori vestre Tota Didaz (El Comandante Gutierre Fernández de Castro (1087-1169) y su esposa Toda Díaz.) propter C et XVIII aureos morabetinos inter precium et albaroc. Et de isto precio non remanssit super vos debitum pro dare, nec nos in ipsa hereditate iuris pro iurificare; et est manifestum. De repeticione vero quod si nos venditore aut aliquis ex genere nostro sive extraneo, quin hanc kartam frangere voluerit sit maledictus sicut Datan et Abiron quos terra absorbuit, et hoc non valeat vindicare, sed prius componat vobis vel succesoribus vestris ipsam hereditatem duplatam in tali simili loco; et cui lex iusserit secularis, pectet in coto C. Libras auri purissimi; et ista karta stabilis permancat omni tempore.

Facta karta Kalendas Decembris, era M C LXX VII imperantibus in Hyspania Adefonsso et Berengaria eius uxore; Petro episcopo in Palencia; Didaco Munioz maiorino in Cabezon. 

Et ego Petrus Velaschez et filii mei predichi et filia, quin hanc kartam mandavimus screibere, propriis manibus coram testibus roboramus. 

Berengarius, Salamaticenssis episcopus, senior in ecclesia Sancti Andree de Valveni, hic testis; Rodericus Fredinandez hic testis; Guter Petriz el mazebo hic testis; Martinus Petriz de Valfenoso hic testis; Pelagius Petriz de Valfenoso hic testis; Johannes Petriz de Quinones hic testis; Fredinandus Petriz de Gozon hic testis; Gutier Petriz de Rinoso hic testis

Cid confirma; Bellid confirma; Annaia confirma. 

Et concilium de Quinnones visores auditores et confirmatores. Paschalis scripsit et hoc signum fecit + 


Reinoso permanecerá en manos del hijo de Pedro y Fronilde llamado Gutiérrez Pérez de Reinoso quien como vemos, integra el toponímico del lugar en el cual ejercía su señorío a su apellido como harían otros nobles de la época.

Entre los Siglos XII y XIII Reinoso comprendía la Iglesia de Santa María, diversas casas, molinos de harina, el barrio de San Pedro -que sería vendido al Rey Alfonso VIII-, huertos y el puente de Reinoso que fue mandado construir por el Caballero Gutierre Pérez de Reinoso; también es mencionado el Castillo del cual actualmente no queda testimonio físico pero podemos estimar que el Castillo se encontró donde actualmente existe un terreno localizado al Sureste del pueblo que estratégicamente domina el pueblo y la ribera del Río Pisuerga protegiendo así una de las entradas claves a Reinoso.

Gutierre, viudo antes del año 1158, es investido como Caballero Hospitalario de la Orden de San Juan de Jerusalén y en 1159 dona a la Orden los bienes que tenía en Reinoso y otros cuatro pueblos -Pinna, Asguivelle, Vilella, Guijosa- incluyendo un hospital que había fundado en ese pueblo y la Iglesia de Santa María. Gutierre mantendría el Castillo de Reinoso y unas torres defensivas.

Reinoso permanecería desde 1159 como Encomienda de la Orden de San Juan de Jerusalén y así está reflejado en el Libro Becerro de las Behetrías de Castilla (1350-1366): “Reinoso – Este lugar es de Don Nuño de la Orden de San Juan, los de Don Nuño es behetría y han naturales Lara y Vizcaya y no saben cual ha y más”.

El Castillo y las dos torres fueron del linaje de Gutierre hasta Doña Marina Pérez de Reinoso y su esposo Ruy Díaz Bueso quienes en 1291 donan sus bienes al Convento de Santa Clara. El Castillo sería entonces usado como Convento de las Clarisas las cuales permanecerán ahí hasta 1369 cuando motivadas por la inseguridad debido a la guerra entre Pedro I El Cruel y su hermanastro Enrique II de Trastámara, deciden refugiarse en Palencia. En 1378 Enrique II y la Reina Juana Manuel de Villena fundan el Monasterio de Santa Clara en Palencia para las monjas de Reinoso comenzando la construcción el Almirante Don Alonso Enríquez de Castilla en 1395 usando las piedras del antiguo Castillo-Convento. Entre 1369 y 1395 se realiza entonces el traslado definitivo de las Clarisas a Palencia y aquí es importante mencionar una leyenda que forma parte de la historia de Reinoso:

Don Alonso Enríquez, Almirante de Castilla y Capitán General de la Armada de España, hallándose en alta mar, alcanzó a ver una caja de cristal que tenía por vela una antorcha encendida la cual causó la curiosidad del Almirante el cual la introdujo en su embarcación donde descubrieron en ella a la imagen de Cristo Nuestro Señor y donde fue adorada. La llevó el Almirante a Tierra Firme y escogiendo un lugar donde colocarla para ser reverenciada resolvió enviarla a la villa de Palenzuela; la mandó poner sobre una acemila y con suficiente custodia la remitió a dicha villa. Era paso forzoso la villa de Reynoso y al llegar el animal frente del Castillo con la Sagrada Imagen, quedó tan inmóvil que no hubo fuerza humana que lo hiciera seguir su camino. Ante tan extraño suceso, los caballeros y soldados que acompañaban la imagen resolvieron que era voluntad de Dios se condujese aquella alhaja al convento de las Monjas Clarisas que habitaban en dicho convento desde 1378 y que previamente habían vivido en el Castillo de Reynoso.

Guiaron el animal hacia Palencia donde los Reyes Católicos habían trasladado a las Religiosas Clarisas que por el largo espacio de cerca de un siglo habían vivido en aquél Castillo de Reynoso el cual por los años de 1291 las cedió para su habitación doña María Pérez de Reynoso, mujer que fue de don Rui Díaz Bueso.

Puesto en el camino para dicha ciudad comenzó a andar sin la menor dificultad hasta que llegó a la puerta del convento. Aquí fue recibida la Santa Imágen con los más fervorosos júbilos de las Religiosas. Colocaron dicho tesoro en su capilla y comenzó a obrar prodigios y milagros en beneficio de los mortales. 

Cristo de las Claras.

Los descendientes de Gutierre Pérez de Reinoso se trasladarían a otros solares como Val de Tiñosillo, Mazuecos de Valdeginate donde tendrían Casa-Fuerte armada con sus caballeros al término de Arenillas (nombrada como Arnellas de Mazoocos en el año 1127), Villarramiro donde tenían palacio solariego y naturalmente, Autillo de Campos. Sobre los Banu Mirel, los descendientes de Gutierre Pérez de Reinoso y los señoríos que ejercieron profundizaremos en los siguientes capítulos.

Señores /Dueños/ Titulares de Reinoso de Cerrato Fecha
Pedro Obecoz, posiblemente descendiente de los Banu Mirel. Desconocido – 1060
Vicente (Presbítero) 1060 – 1077
Monasterio de San Pedro de la Cardeña 1077 – Desconocido
Fronilde Vermúdez (ca. 1100 – 1139) y Pedro Velásquez Desconocido – 1139
Gutierre Pérez de Reinoso, Caballero Hospitalario. Hijo de los anteriores. 1139 – 1159

Reinoso es fraccionado, es Encomienda de la Orden San Juan de Jerusalén salvo el Castillo y unas torres que seguirán en manos de los descendientes de Gutierre.

Encomienda de la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén. 1159

Comprende el Puente de Reinoso, el Barrio de San Pedro y la Iglesia de Santa María.

Ruy Díaz Bueso y Marina Pérez de Reinoso (Hija de Don García Ruiz Sarmiento y de N Pérez de Reinoso)  Desconocido – 1291

Son dueños don Ruy y doña Marina del Castillo de Reinoso los cuales lo donan en 1291 junto con dos torres al Convento de Santa Clara. Las monjas clarisas permanecen en el Castillo hasta 1370.

¹Agradezco a mi padre el Dr. Guillermo Reynoso Palomar que me señalara la relación entre la raíz etimológica del Río Rin en Alemania y Rinoso.

² “El Embrujo de Reinoso”. Don Martín Rodríguez Rojo. Profesor Emérito de la Universidad de Valladolid.

 

La fotografía en la parte superior es del Puente de Reinoso y el Río Pisuerga. Para fines de localización se puede consultar el siguiente mapa:

 



    Deja un comentario


    es_ESEspañol
    en_USEnglish es_ESEspañol